9/18/2012

5. Jesús

Como describí en el post anterior (4º) conocí a Jesús cuando estaba a punto de cumplir mis 33 años. Realmente lo describiría como una persona muy simpática (esa es una de las cosas que más me llamó la atención de Él), dulce, cálido, tierno, firme, continente, como aquel amigo que todos quisiéramos tener. Me sentí absolutamente comprendido y amado. Sus palabras fueron muy claras: "Estás viviendo una Purificación". Me dio una serie de tareas a realizar, como por ejemplo no comer carne los Viernes, hacer Penitencias (yo no tenía idea de lo que era una Penitencia así que le tuve que consultar a una amiga católica) y muy especialmente tener Paciencia frente al proceso que me tocaba vivir. Luego de la charla con Jesús la angustia se desvaneció por completo. Busqué durante un tiempo algún cuadro o imagen que se pareciera al Jesús que había visto y me había hablado. La que encontré más parecida es la siguiente:


1 comentario: